ENTREVISTA A UNAI RUIZ, ARTISTA 2D EN MINDIFF

 En Másteres, Noticias

Unai Ruíz fue alumno del Máster de Arte 2D y Animación para Videojuegos de EVAD. En la actualidad trabaja en el estudio de videojuegos español Mindiff, en su sede de Tenerife. Después de realizar sus prácticas de Máster en las oficinas de Mindiff en Málaga, Unai pasó a ser parte del equipo de desarrollo del MOBA The Inmortal Mystic.

En las siguientes líneas nos cuenta cómo ha sido su experiencia tras terminar su formación y prácticas en EVAD, además de darnos su visión sobre el presente y futuro de la industria del videojuego en España, ahora que ya forma parte de ella como profesional en activo.

¿Cómo ha sido la experiencia de realizar las prácticas en Mindiff después de terminar el Máster?
Muy satisfactorias. Al entrar en el departamento arte ya recibí tareas de las que encargarme, trabajando en ellas como si fuera un empleado más. Como en cualquier proyecto, todas estas tareas requieren un esfuerzo, pero ninguna suponía conceptos que no hubiera aprendido y practicado ya en el Máster, por lo que pude afrontarlas con confianza sabiendo que podía tomar total responsabilidad de ellas.

¿En qué proyecto estás trabajando ahora y en qué se basa tu trabajo?

El proyecto es un MOBA, del estilo de League of Legends o Dota 2. Si bien no es un género que jugase mucho antes de entrar en este proyecto, no supuso una barrera para realizar mi trabajo y pude expandir mis conocimientos sobre el género. Yo me encargo del diseño de interfaz y menús, aunque ahora mismo mi rol principal es desarrollar VFXs, es decir, efectos especiales para las habilidades.

Este es un buen ejemplo de cómo mirar las prácticas de empresa, no solo una forma para poner a prueba lo aprendido, sino una oportunidad para expandir tus conocimientos sobre el desarrollo de videojuegos.

Después de realizar tus prácticas, pasaste a formar parte del equipo de Mindiff en su sede de Tenerife ¿Cómo está siendo esta experiencia?
Algo que no habría sido capaz de ver hace un año, pero muy placentero. Tras toda mi práctica y formación, me siento totalmente preparado para mi rol en la empresa, y trasladarme a Tenerife es algo refrescante. No solo el visitar nuevos lugares, sino el conocer más gente y profesionales de la industria. El potencial del desarrollo de videojuegos en la isla es absolutamente enriquecedor, aunque eso no quita que en algún momento desee volver a Málaga llevándome todo lo que he aprendido de aquí.

¿Cómo valoras hasta el momento tu experiencia de convertirte en un profesional de la industria de los videojuegos?
Voy a ignorar lo obvio, como puede ser ganarme la vida con lo que me gusta. Creo que pasar al ámbito profesional es abrirte las miras dónde estás en la industria y a lo que te enfrentas. Creo que lo que más me alegra es ver el punto en el que estaba hace uno o dos años, y ver en el que estoy ahora. Saber que el tiempo y esfuerzo no ha sido en vano y que no soy el mismo que era antes.

Por otra parte entras en una industria enorme, llena de grandes profesionales,  por lo que no puedes evitar compararte y pensar cómo puedes tú llegar a ese punto. Pero sé que es natural,  hace dos años ni me imaginaba lo que soy ahora. Un pensamiento no puede existir sin el otro, no puedo sentir que he crecido si no tengo cimas que superar, así que enfrentarse a tanto talento es lo que me hará poder echar la mirada atrás y ver lo que he conseguido lograr.

¿Cómo ves tu futuro y el estado actual de la industria del videojuego?
Ahora mismo la industria del videojuego, al igual que la tecnología en general, avanza en un año lo que antes tardaba cinco. Como desarrolladores nos vamos a tener que enfrentar a retos mayores, producciones más grandes y tecnologías más avanzadas. Esto puede suponer una dificultad por la competencia, o una facilidad por las herramientas que nos facilitarán nuestro trabajo, pero creo que todavía queda tiempo para eso.

Aunque el VR esté ahí y tenga un enorme potencial, todavía le queda tiempo para ser una opción viable al mismo nivel que el resto de plataformas, y aunque las producciones triple A cada vez sean más espectaculares, cada cierto tiempo sale una joyita indie que le da la vuelta a la comunidad. Creo que aspire a lo que aspire, va a haber un lugar para mí en cualquiera de los dos lados, y una oportunidad de destacar de cualquiera de las dos formas.

¿Qué consejos darías a una persona que quiere formarse para ser un profesional de la industria del videojuego?

Lo más importante es estar totalmente seguro antes de lanzarse a nada, consultando, si es posible, a otros profesionales o centros formativos como EVAD. Hay que tener en cuenta que es una profesión que debes estar aprendiendo siempre, por lo que hay que dar todo de uno mismo. En mi caso, tuve que practicar mucho por mi cuenta, dibujar lo que me gustaba y experimentar con todo lo que había estudiado.

¿Recomendarías realizar el máster de EVAD?
Absolutamente. He podido aprender todos los aspectos necesarios de mi campo para estar preparado para el trabajo, y los frutos que he conseguido de ello son más oportunidades para avanzar y aprender más. No solo adquirí los conocimientos necesarios para ser un profesional polivalente, sino que la práctica me hizo mejorar en mi propias fortalezas y tareas favoritas. Espero que EVAD siga haciendo crecer el sector del videojuego en Málaga y siga expandiendo su oferta formativa.

Últimas noticias
0